BlogDestacadosGeneralesVideojuegos

Guía de configuración de los gráficos de tu juego

Bastantes son los dolores de cabeza que nos puede generar el tratar de configurar los gráficos de un juego y alcanzar el rendimiento deseado. Hoy en día los juegos han avanzado mucho, y con estos también los ajustes que estos brindan al jugador. Puedes tener una excelente máquina, una de gama media, o esa que sabes que no da para mucho, pero de igual manera buscas disfrutar de un rato agradable con ese juego que te gusta. Para esto es importante saber qué son todos esos parámetros. Qué podemos cambiar y cómo estos afectan el rendimiento de nuestra máquina.

Para introducirnos en este tema antes vamos a establecer algunas “metas” u “objetivos” que deberíamos tratar de alcanzar para conocer mejor el rendimiento del juego que queremos ejecutar. En primer parámetro que me gusta observar son a cuántos FPS (Fotogramas Por Segundo) funciona el juego. Un juego seria “jugable” alrededor de los 25 a 30 FPS. Ya por debajo de esto es bastante complicado disfrutar la experiencia.

Luego tenemos los 60 FPS que seria la cantidad óptima para poder disfrutar de un juego. Si no logras llegar a los 60 FPS y te encuentras alrededor de los 30 no todo esta perdido. Recordemos que la mayoría de juegos de Ps4 y Xbox One funcionan esta cantidad de cuadros. Es verdad que algunos juegos como pueden ser los shooter, peleas, o conducción se juegan casi siempre a 60. Pero para un juego casual 30 no generan problemas. Existen muchos juegos que nos permite superar ampliamente los 60 FPS. Pero a menos que tengamos un monitor adecuado no es tan recomendable superar los 60. Este argumento lo explicaré mas adelante.

Resaltemos que existen otros parámetros aparte de este que se deberían tener en cuenta. Pero eso sería un poco más avanzado. Algunos de estos podrían ser el uso de la tarjeta de video, del procesador y las temperaturas de los mismo. Pero esto lo dejaremos para otro capítulo. Para poder observar todos estos parámetros anteriormente mencionados podés utilizar MSI Afterburner o algún programa similar.

También me parece de destacar que en algunas oportunidades las opciones de configuraciones de los juegos no se encuentran dentro de ellos sino que en ocasiones podemos acceder antes de que se inicie el juego. Finalmente si no puedes acceder a ellas por ninguno de estos dos medios puedes intentar abrir el sofware de tu tarjeta de video. Este programa tiene la opción de poder importarle el archivo ejecutable (archivo.exe) de el juego que quieras configurar y permitirá hacerle modificaciones.

Recomendaciones antes de todo

La primera recomendación es ser realista con el equipo que tenemos y las especificaciones del juego que se quiere jugar. Existen muchas paginas donde puedes ver los requisitos máximos y mínimos del juego que deseas jugar como puede ser Can you run it. Luego de cumplir con los requisitos mínimos y poder ejecutar el juego llega la segunda recomendación.

Utiliza algún programa para poder visualizar los FPS y cómo estos varían según los cambios que vas implementando en el juego. Algunos juegos permiten visualizar los FPS sin necesidad de un programa externo. Esto sera como tu guía para saber si vas por buen o mal camino. Ademas de saber si un cambio vale la pena o no.

En tercer lugar ejecuta el juego y ve a la parte de configuración de video. Coloca todo al mínimo, deshabilita lo que puedas y la resolución si es posible no la cambies, a menos que no este en la nativa de tu monitor. Todo esto nos dejara el camino libre para poder ir cambiando valores y ver como estos afectan el rendimiento del juego.

God of War

Los parámetros a tener en cuenta

Resolución

Lo primero que uno tiende a cambiar y “ver qué pasa”. Lo mas recomendable es dejar la resolución en la nativa de tu monitor. Esto significa poner la misma resolución a la que trabaja nuestro monitor. ¿Por qué? Porque en esta resolución tu máquina no trabajará de más re-escalando las imágenes y este trabajo le quita rendimiento a el equipo. Si tienes una maquina que permita cambiar la resolución por una mayor sin perder rendimiento, bienvenido sea.

Pocas cosas cambian tanto como se ve un juego como es la resolución. Ahora por mi experiencia personal bajar la resolución en una máquina con pocos recursos para ganar un poco mas de rendimiento, no lo recomiendo. Por la razón, de que al hacer esto la máquina aunque las imágenes sean mas pequeñas, el equipo tiene que re-escalarlas para eso. En las oportunidades que opté por esto no tuve buenos resultados. Por esto recomiendo la configuración nativa. Esta no es la última palabra ni mucho menos, lo mejor es que cada uno pruebe y saque sus propias conclusiones.

Anti-Aliasing

La primera vez que vi este nombre en las configuraciones de video no tenia ni las más remota idea de para que servía. El anti-aliasing. que lo abreviaremos en AA, tiene el objetivo de suavizar los bordes en el juego. El AA se encarga de corregir los bordes dentados y nos brinda una imagen más nítida o pulida. Existen muchos tipos de AA. En esta oportunidad no vamos a hacer hincapié en todos sino en los má significativos o comunes.

El AA es un cambio que afecta bastante el rendimiento de un juego. Pero a cambio termina con esos bordes de sierra que no son bonitos a la vista. Existen diferentes niveles de AA como pueden ser el 2x, 4x o 8x, el ultimo es el más potente de los tres mencionados. Pero si bien es el más potente de los tres, no es tan significativa la mejora que da con respecto a la nos ofrece 4x. Si tienes recursos de sobre apuntaría por 8x. Si no es así lo máximo que me permitiría sería 4x.

Luego existe la popular FXAA que es parecida a las anteriores con una mejora en su velocidad. La FXAA utiliza un método distinto al AA que prácticamente no requiere procesamiento. Esta en vez de quitar los dientes dentados hace que los bordes se vean borrosos. Elegir entre AA o FXAA ya es una opción personal. Si tu equipo no cuenta con muchos recursos no dudaría en desactivar el AA. Ya que esto ayudaría bastante al rendimiento de el juego.

Calidad de texturas

La calidad de textura ayuda a que todo se vea un poco más realista o bonito. Estas muy posiblemente no afecten las cantidad de FPS. En cambio utilizará la VRam de tu tarjeta de video. Si esta no tiene la suficiente VRam puedes empezara notar que el juego se para por momentos, si esto ocurre y no tiene caída de FPS posiblemente es el momento de bajar un poco la calidad de texturas.

Sombras

Las infravaloradas, es común ver personas que modifican todo lo anteriormente mencionado pera obtener un poco mas de rendimiento y tienen las sombras al máximo. Lamento decirlo, esto es un gran error. Las sombras son bonitas pero cuando estamos en una pelea con un boss o en un tiroteo no paramos para mirar la sombra que genera un arbusto a siete metros de nuestra posición. Es muy complicado para nuestra maquina calcular las sombras. Con un movimiento de nuestro personaje todas estás cambian su posición y sabemos que son bastantes. Si puedes permitirte tenerlas al máximo hazlo. Reducirlas hará que se vean algos borrosas, menos realista o que directamente queden estáticas. Si lo que buscas es rendimiento, deshabilitarlas es una muy buena idea. 

Distancia de visión y campo de visión

Distancia de visión, como su nombre lo dice este parámetro determina lo que podemos visualizar.  Nos permitirá ver más objetos cerca del horizonte. El campo de visión es el que se encarga de que vayamos corriendo o conduciendo a gran velocidad y de repente se materialice un edifico enfrente de nosotros desde la mismísima nada. Estos parámetros no afectan mucho el rendimiento y va más en el gusto del jugador basándose en lo que esté jugando.

Frecuencia de actualización y Vsync

Para entender como funcionan estos parámetros tenemos que hablar un poco de nuestro monitor. La mayoría de los monitores  tiene una frecuencia de refresque de 60hz. Por lo tanto el monitor es capaz de mostrar 60 imágenes por segundo. Si tu monitor es de 60hz y tiene un juego que corre a 120 FPS solo vas a poder ver 60 FPS. Recordemos que los FPS son fotogramas por segundos. De esta manera a menos que cuentes con un monitor que funcione a mas de 60hz por mas que tu juego corra a 200 FPS, el juego se verá como si lo hiciera a 60.

Explicado esto podemos seguir adelante. El problema surge cuando tienes un monitor de 60hz y tu juego corre a muchos FPS. Puede ocurrir que la imagen salga cortada en el medio o se comience a detener. Esto sucede por la diferencia entre el monitor y los FPS. Para solucionar esto existe el parámetro Vsync ajustando los FPS a los hz de tu monitor y terminando con el problema. Distinto es si no llegas a los 60 FPS. En este caso no recomiendo habilitar esta opción.

Resumen final

Existen varios parámetros que se pueden modificar pero todo depende de los recursos con los que contemos y qué juego queremos jugar. No todos los juegos están igualmente optimizados. Si quieres obtener los mejores resultados personalmente, apuntaría a la mayor resolución antes que al mejor anti-aliasing. Deshabilitaría las sombras sin dudarlo y el anti-aliasing si ando corto de recursos. A esto le sumaría la resolución nativa del monitor. El resto no genera tanto impacto al rendimiento como estas cosas. Finalmente, existen muchos parámetros que no fueron nombrados aquí ya que opté por nombrar los mas significativos.

Esto es una opinión personal y mis recomendaciones son eso, recomendaciones. Lo lindo de esto es que cada uno puede experimentar y probar las configuraciones que más le gusten o mejor resultado le brinden.

 

 

 

 

 

 

Ver Más
Close
Close