Call of Duty: WWII, ejemplo de cómo volver a las raíces

No hay comentarios todavía

Desde hace 14 años, Call of Duty supo dominar el terreno de los FPS gracias a mantener su esencia fresca. En los últimos años, intentó ir más allá de lo esperado con guerras en el espacio, sin llegar a ganar la total confianza de su público. Activision aprendió de lo sucedido, y por ello trabajó junto a Sledgehammer Games para crear un Call of Duty que fuera capaz de revivir la magia de sus antecesores.

La Segunda Guerra Mundial no es un escenario extraño para Call of Duty, sus primeras tres entregas se basaron en ese conflicto militar. Esto le supuso un gran reto a Sledgehammer Games, ya que cargaron con la presión de crear una campaña en un entorno ya jugado, pero que fuera diferente e interesante. Eso sumado al hecho de mantener en alto el nivel de su multijugador característico y agregando extras como un modo zombie, fue en conjunto una misión que la desarrolladora supo completar.

Activision

Modo campaña

Si hay algo que sufrió un cambio masivo con respecto a las últimas entregas fue el modo campaña. Desde el momento de desembarcar en Normandía, nos encontramos con el primer Call of Duty en mucho tiempo que utiliza una barra de vida. Ya no servirá el esconderse unos segundos para que la pantalla deje de palpitar. Para sanar, habrá que buscar un medikit o pedirle a un compañero que nos alcance uno.

Esa es otra novedad que nos trae el Call of Duty: WWII, el trabajo en equipo. Desde la primera misión, le enseña al jugador a pedir ayuda a sus compañeros. Desde medikit y municiones hasta mejoras en la visión de enemigos, son varias de las opciones que da el juego para usar el trabajo en equipo. Esto ayuda a resaltar el compañerismo del equipo, que a lo largo de la campaña resultó ser su punto fuerte.

El WWII no buscó ser solo un juego de disparos y guerra. Durante múltiples misiones hay momentos de sigilo e infiltración que ayudan a mantener fresca la historia. Uno de los momentos más interesantes de la campaña sucede en la infiltración a París. En este, se cambia sin avisar el protagonismo a una luchadora de la resistencia francesa. En la infiltración, que por momentos parece una secuencia en primera persona de Papers, Please, hay que pasar desapercibido por varias salas repletas de personas que sospechan del engaño. Esto genera una tensión real al jugar, ya que todos sabemos qué le puede pasar a un espía encubierto si se le descubre.

Campaña corta pero suficiente

La campaña tiene una duración aproximada de seis horas, que fácilmente puede ser pasada en una o dos sesiones de juego. Con el agregado de quick time events, cinemáticas muy bien logradas y una historia centrada en su protagonista más que en la guerra que enfrenta, Call of Duty lanzó una campaña digna de disfrutar.

Su único punto débil es la inteligencia artificial de los compañeros de tropa. Son de gran ayuda al brindar apoyo con objetos, pero al momento del combate dejan mucho que desear. Pueden estar al lado de múltiples enemigos sin efectuar un disparo. Más allá de eso, como la campaña es guiada por el protagonista y ellos son apoyo, son momentos que fácilmente pueden pasar desapercibidos.

Modo multijugador

Al entrar por primera vez en el modo multijugador, se siente muy diferente a las entregas anteriores. Apenas entramos, el juego nos lleva directo a un nuevo espacio social llamado Cuartel General. Allí hay diferentes actividades para matar el tiempo hasta encontrar partidas. Desde abrir cajas de suministros, hacer misiones extra para ganar experiencia y desafíos uno contra uno, el cuartel busca ser un espacio de relax para el jugador.

Al entrar a una partida multijugador, saltan a primera vista las diferencias con respecto a sus antecesores. Sledgehammer Games cambió la creación de clases, sin quitarle libertades. En vez de crear una clase desde cero, da la opción de elegir entre cinco Divisiones: blindada, montaña, aerotransportada, expedicionaria y de infantería. Cada una tiene atributos especiales que se adecuan a cada tipo de jugador. A parte de eso, se puede modificar las habilidades, armas y la apariencia del personaje a usar.

Las partidas fueron diseñadas para ser rápidas, frenéticas pero sin perder de vista que estamos usando tecnología del siglo 20. Las armas son lentas de recargar, difícil de apuntar pero muy satisfactorias de aprender a utilizar. Al morir en una partida, la espera para volver a reaparecer es casi instantánea, lo que crea una inmersión total en la partida.

La experiencia online al momento de encontrar y jugar partidas fue complicada en su inicio. Por suerte, luego de varias actualizaciones desde su lanzamiento, esos problemas son difíciles de encontrarse.

Modo zombies

El famoso modo zombies de Call of Duty hace su regreso por cuarta vez consecutiva. Esta vez, la historia trata de un grupo que intenta recuperar valiosas obras de arte robadas que se encuentran en Alemania. Al llegar al pueblo de Mittelburg, descubren que el área está repleta de muertos vivientes y su misión se ve interrumpida.

Activision

A diferencia de años anteriores,  se puede elegir qué personaje de la historia usar. Además, permite elegir uno de cuatro roles a seguir: ataque, control, apoyo y médico. Cada uno le da al personaje elegido una habilidad especial durante la partida. Este modo tiene un prólogo, que sirve para familiarizarnos con los personajes, su misión y los cambios en jugabilidad.

Para el que ya jugó alguna vez el modo zombies en un Call of Duty, éste no le parecerá extraño. El matar enemigos genera monedas, que pueden ser utilizadas en comprar y mejorar armas, beneficios y trampas. Esta manera también se utiliza para avanzar por los distintos niveles de la historia del modo zombies “El Último Reich”.

Veredicto

Sledgehammer Games y Activision brindaron una experiencia refinada en todas las áreas del Call of Duty: WWII. Mostró cómo debe verse y jugarse un Call of Duty clásico en la generación actual. Esta juego no debería decepcionar a los fanáticos de la saga, ya sea que lo prefieran por la campaña, por el multijugador o por el modo zombies.

El Análisis

Dónde comprar:

Lo bueno

  • Historia interesante, cruda y personal
  • Excelente apartado gráfico
  • Multijugador frenético y adictivo
  • Modo zombies con buena profundidad

Lo malo

  • Inteligencia artificial de compañeros
  • Poco enfoque en la historia de la Segunda Guerra Mundial
Gastón Pastore

Unite a la charla sobre este review