Destiny 2: la nueva historia épica de Bungie

No hay comentarios todavía

Desde su separación con Microsoft, Bungie demostró que ellos saben la fórmula secreta para crear shooters espaciales. En 2014 lo mostraron con Destiny, el primer juego desarrollado por ellos y publicado por Activision Blizzard. Tres años después y con ese éxito en manos, quieren repetir la historia con una secuela ambiciosa. Así surge Destiny 2, que promete mejorar los puntos flacos del primero, al igual que desea innovar un estilo de juego ya conocido.

Para lograrlo, Bungie mostró que no quieren jugar a la segura, y eso se nota desde el primer momento. Como todo juego multijugador, el comienzo es muy familiar. Al tomar riendas en el Destiny 2, lo primero que hay para hacer es crear tu personaje. Allí se elige entre las 3 clases disponibles, Titán, Cazador y Hechicero. Luego de ello, habrá que elegir si el personaje es Humano, Awoken o Exo. A partir de ahí, la historia del Destiny 2 comienza con un punto fuerte, al desechar todo por la borda y empezar desde cero.

Activision

Modo Historia

Si algo fue criticado del primer Destiny, fue la historia del modo campaña. Bungie supo escuchar a sus fanáticos, y desde el primer momento la historia del Destiny 2 impacta. El juego introduce al instante a su villano principal: Dominus Ghaul, líder de la Legión Roja. Este entra a la Última Ciudad como si fuera el patio de su casa, destruye todo lo logrado en el juego anterior, captura al Viajero, y literalmente patea en el pecho al jugador lanzándolo a un abismo.

Luego del impactante inicio, nos vemos envueltos en el peor dilema de los Guardianes, que la muerte sea definitiva. Como se introdujo en el primer Destiny, gracias a la Luz del Viajero, los Guardianes pueden revivir ilimitadas veces. Esto sirvió para integrar el concepto del respawn dentro de la historia del juego, pero aquí es diferente. Al Ghaul haber capturado al Viajero, los guardianes no pueden acceder a esta habilidad. Eso, sumado al perder la Última Ciudad, la esperanza es lo que menos queda entre los sobrevivientes. Por suerte, no todo está perdido para los Guardianes. En el universo se encuentran fragmentos del Viajero, que permiten al jugador retomar sus poderes.

Luego de recibir la Luz del Viajero, nos volvemos la última esperanza de la Vanguardia para recuperar a la Última Ciudad, pero esto no será trabajo fácil. En las próximas 12 horas de juego, el jugador deberá viajar por diferentes planetas en busca de los líderes de los Guardianes, y así, intentar retomar la ciudad. La duración de la campaña es suficiente para la historia que quiso contar Bungie. Los personajes están bien desarrollados durante el transcurso de la campaña. A su vez, para conocer más a nuestro némesis, el juego cuenta con cinemáticas que narran su historia. Eso sí, para jugar a toda la historia, hay que estar preparados para hacer un poco de grind. Ciertas misiones requieren un nivel alto para empezarlas, lo que ralentiza el paso y el transcurso de la historia.

Jugabilidad

Luego de crear una historia entretenida, Bungie se enfrentó a un gran desafío: superar la jugabilidad del Destiny original. Al ser este el punto fuerte de la primera entrega, decidieron mantener las bases, pero retocaron lo que faltaba pulir. El resultado es un juego que se siente familiar tanto en el combate, la movilidad y habilidades especiales, pero también cuenta con varios cambios.

Uno de ellos son los tipos de armas. En Destiny 2, el jugador podrá portar hasta 3 armas diferentes, una Cinética, una de Energía y una de Poder. Estas sirven para aplicar daño a los enemigos, romper sus escudos o generar un daño mayor según el enemigo. Todas las armas son customizables, desde el aspecto visual a su utilidad en combate.

Como es clásico de Bungie, en gran cantidad de mundos es posible encontrar vehículos utilizables. Estos forman parte tanto del modo historia, como en misiones secundarias y el modo libre. Su uso es muy intuitivo y de gran utilidad para las misiones. Cada uno es diferente a los demás, y su control en general es sencillo y agradable.

Al igual que en su predecesor, Destiny 2 tiene un gran enfoque en el loot. Sea completando misiones secundarias o de los líderes del área, lo que más motiva a jugar es conseguir armas y armaduras raras o legendarias. Esto puede llegar a ser tedioso para algunos, pero a la hora de jugar, no es necesario tener el arma más rara para terminar la historia.

Apartado Gráfico

Para poder crear un shooter espacial exitoso, es imprescindible entender la magnitud del universo a crear. Por suerte, Bungie no es ningún extraño en el tema. Desde el desarrollo del primer Halo, demostraron tener la capacidad de construir mundos que dejarían a cualquiera boquiabierto. Por suerte, con Destiny 2 no es la excepción.

Desde un primer momento se nos presenta mundos muy llamativos y diferentes. Desde ciudades abandonadas, a construcciones de arquitecturas imposibles y mundos inmensos en el cielo, es muy fácil quedarse quieto para admirar los alrededores. Varios niveles juegan con la iluminación, la que obliga a cambiar el ritmo de juego de un momento a otro de manera excelente.

Por otra parte, Destiny 2 cuenta con armas que resaltan a la vista en cuanto a detalles. El juego tiene una gran variedad de ellas, las cuales si a uno no le gustan por lo visual, se pueden modificar desde el patrón de colores hasta la mira. Para ello, se podrá invertir en tiendas, como también desbloquear objetos especiales en misiones.

El trabajo más flojo en lo visual, se encuentra en los trajes y armaduras. En comparación a su predecesor, los diseños son más simples y poco originales. Esto se nota más en la clase Cazador, la cual está plagada de trajes y cascos que no llaman para nada la atención. Aun así, al ser un shooter en primera persona, este aspecto es el que menos llega a molestar. Durante la mayor parte del tiempo, lo máximo que veremos del personaje son sus manos.  

Modo Multijugador

Más allá de su buena historia o visuales de otro mundo, no debemos olvidar que Destiny 2 es un juego multiplayer online. Este aspecto sale a relucir tanto en el modo historia, como también en los clásicos Raid y PvP. El jugar las misiones en cooperativo, permite la posibilidad de revivirse entre ellos. Esto es muy útil a la hora de luchar con un jefe, donde el respawn está restringido.

A la hora de enfrentarse a otros jugadores, es donde el juego se dificulta más. Durante las partidas, el jugador utiliza el mismo equipo que lleva durante los otros modos. Esto puede generar una ventaja o desventaja según lo que tengan los demás. Aun así, lo que va a demostrar quién es el mejor en una partida es la habilidad y no su equipo.

Luego de terminar la campaña, sea solo o cooperativo, las misiones a realizar son escasas y algo repetitivas. Más allá de poder hacerlas en compañía y buscar nuevas maneras de terminarlas, al final del día es donde se siente más la falta de contenido. Este fue un problema que también supo enfrentar la entrega anterior. Luego de varias actualizaciones y contenidos descargables, resultó ser una experiencia de juego muy completa. Esperamos que a futuro suceda lo mismo con Destiny 2.

Veredicto

Destiny 2 tuvo el enorme desafío de superar al original, al mejorar sus aspectos flacos como también al innovar en otros. Con una historia atrapante, visuales espectaculares y una jugabilidad perfeccionada, Bungie logró crear otra joya de shooter espacial. Como mención especial, se agradece el excelente port a PC, cosa que no tuvo la entrega original.

Aun así, el juego sufre de falta de contenido post-campaña interesante, y de varios errores señalados por la comunidad. Por suerte, Bungie apenas se entera de los problemas, se encarga de resolverlos. Así es como Destiny 2, al igual que su predecesor, vive una evolución constante y crear una experiencia de juego cada vez más pulida.

El Análisis

Destiny 2

Dónde comprar:

Lo bueno

  • Historia épica bien contada.
  • Apartado visual muy pulido.
  • Jugabilidad intuitiva y adictiva.
  • Buen soporte por parte de Bungie.

Lo malo

  • Falta de contenido post-campaña.
  • Armaduras de personajes poco inspiradas.
  • Multiples errores desde su salida.
Gastón Pastore

Unite a la charla sobre este review